Inventos del futuro de los viajes con los que alucinarías

Inventos del futuro de los viajes

Este verano, aprovechando que muchos estabais en la playa lejos del ordenador, aproveché para soltarme la melena y me dediqué a escribir desde un punto de vista más personal.

De ahí salieron posts tan dispares como Ahora que no nos oye nadie y ¿Por qué les gusta tanto la playa a los madrileños?.

Así que hoy, que es Jueves Santo y seguramente estés también por ahí fuera explorando el mundo voy a volver a las andadas y a hablarte de algo de una visión más personal: el futuro de los viajes tal y como yo lo veo. A ver si coincidimos. 😉

El futuro de los viajes está a la vuelta de la esquina

A veces me da por pensar cómo serán los viajeros del futuro. Me pongo a soñar y no sé si maravillarme de lo que imagino o echarme a temblar. Ya hablé en su día del negocio del turismo que hay montado actualmente y no creo que eso cambie ni disminuya. Más bien al contrario.

Pero hoy no quiero hablar de eso. Hoy quiero dejar al margen el dinero y centrarme en lo que será la experiencia del viajero. En cómo cambiarán los viajes para nosotros. Vamos allá.

La tecnología, la gran protagonista

Indudablemente, la gran protagonista del futuro (y no sólo de los viajes) serán las nuevas tecnologías.

Hace 100 años nadie podía imaginar que volar sería una práctica habitual a la hora de viajar, que podríamos hacer fotos de nuestro viaje en un aparato que nos cabría en el bolsillo o que tendríamos la posibilidad de ver las calles de cualquier ciudad del mundo desde el sofá de nuestra casa.

Impensable, ¿verdad?

Pues por esa misma razón es tan difícil predecir el futuro. Porque está demostrado que la realidad supera a la ficción. Y a la imaginación más loca que podamos tener. 😛

Pero eso no significa que yo no tenga mis propias teorías…

6 inventos del futuro de los viajes en los que creo firmemente

Por los inventos que empiezan a aparecer me puedo hacer una idea de lo que vendrá. Algunos triunfarán y otros caerán en el olvido. Éstas son mis apuestas de inventos ganadores:

1. Los vehículos serán mucho más rápidos y se conducirán solos

Eso de tardar 8 horas en cruzar el Atlántico se va a acabar. Dentro de poco podremos superar la velocidad del sonido en el aire y seguro que podemos dar la vuelta al mundo en menos de 3 horas. ¿Te imaginas?

Por supuesto, al igual que en el caso de los coches y los trenes, serán aviones sin conductor. De eso ya se empiezan a ver los primeros indicios. ¿Has oído hablar de los coches Tesla?

2. Todo el mundo tendrá sus propias gafas de realidad aumentada*

Serán buenas, asequibles y tan comunes como tener un móvil. Incluso puede que lo sustituya. Google con las Google Glass y a lo están intentando, pero sus productos aún están verdes. El momento llegará y será tan increíble que revolucionará el mundo como lo hicieron los móviles o Internet.

¿Sabes lo que será ir caminando por una ciudad nueva y poder ver la puntuación de un restaurante en TripAdvisor con sólo mirarlo? ¿O que te avise (y te indique como llegar) que a 200 metros tienes un jardín escondido que vale la pena conocer?

 


Algún día serán mejor que esto

 Por si no sabes exactamente cuál es la diferencia entre las gafas de realidad aumentada y las de realidad virtual te diré que las primeras son aquellas que te ofrecen información extra sobre la realidad. En cambio, las gafas de realidad virtual son las que te hacer ver que estás en un mundo irreal, virtual.

3. Tendremos nuestro propio asistente personal virtual

Estará integrado en nuestras gafas y será una versión mucho más avanzada a lo que hoy en día es Siri, la asistente del iPhone. Nos ayudará en muchas tareas del día a día: conocer el tiempo, comprar entradas para el cine, pedir comida a domicilio, etc. Hablaremos con él como si se tratara de alguien de verdad.

Y claro, si nos ayuda en el día a día también lo hará en nuestros viajes. Será nuestro agente de viajes personalizado. Reservará vuelos, buscará restaurantes, nos hará un recorrido por la ciudad según nuestros gustos (porque los conocerá), etc.

Inteligencia artificial aplicada al turismo. Fascinante.

4. En los hoteles sólo trabajarán robots

Los hoteles serán gestionados por robots solamente, no trabajarán personas. Robots recepcionistas, robots limpiadores de habitaciones, robots botones… Sí, lo veo muy factible.

De hecho, actualmente ya puedes ver robots en la recepción de algunos hoteles de Japón. Y allí son los más punteros en tecnología en estos momentos…

5. No hará falta saber inglés ni ningún otro idioma

Las academias de idiomas se arruinarán y en las escuelas dejarán de enseñarse. Dará igual que viajes a China que a Grecia. No hará falta que sepas los idiomas locales. Ni siquiera inglés.

Porque todos tendremos un traductor online que hará que los demás escuchen nuestras palabras traducidas y traducirá aquello que te contesten. En tiempo real.

Imagínate las posibilidades a la hora de viajar a países de idioma desconocido. ¡Dará igual! Podrás relacionarte mucho mejor con los locales y entender todos los carteles.

Google Translate fue el precursor de esta idea, pero mejorará infinitamente. Estoy segura de ello.

6. Viajaremos al espacio como turistas

Yo creo que ése es el gran deseo de cualquier viajero. Ya no sólo ver el mundo. Sino ver otros. 

Creo que podremos salir al espacio de forma habitual (según el precio, claro). Incluso cualquiera podrá pisar la Luna. No sé si iremos en avión, en cohete o en ascensor. Pero llegará el día que podremos hacerlo.

Hoy en día se habla mucho de empresas que están empezando a intentarlo e incluso han puesto a la venta billetes para sus primeros vuelos. Pero parece que todavía tendremos que esperar bastante para verlo…

El invento que cambiaría el mundo entero (y el de los viajes también)

Llevo soñando con ese invento desde que tengo uso de razón. Sería tan… fantástico.

Hablo del teletransporte. ¿Te imaginas poder atravesar una puerta y aparecer en Nueva York? Pero volver a cenar a casa. Y mañana a pasar el día en París. 😀

Adiós a los vuelos y a los trenes (por muy rápidos que fueran). Adiós al transporte de mercancías. Adiós a las familias separadas y los amores a distancia.

¿Te lo imaginas?

Claro que todo dependería de la capacidad del teletransporte y por supuesto de su precio. Sería como todo. Al principio carísimo pero después asequible para casi todo el mundo.

Sin embargo, me parece que estamos muuuuy lejos de poder disfrutar del teletransporte en el modo en el que lo concebimos. Eso no significa que se estén haciendo avances en este campo. Pero no suelen salir en las noticias.

En fin, ojalá me equivoque.

Viajes de experiencias, mi gran esperanza

Lo de los futuros inventos aplicados a los viajes está muy bien. Pero dejando a un lado tanta tecnología yo también me pregunto qué buscaremos en el futuro a la hora de viajar. ¿Buscaremos lo mismo que ahora? ¿Buscaremos visitar museos y lugares famosos?

Hay quien dice que cambiaremos nuestro concepto de viajar. Que buscaremos ante todo crear experiencias memorables. A vivir y sentir en primera persona, a la vuelta a lo natural, a las iniciativas creativas…

Que ya no nos interesará ver la Torre Eiffel o la Sagrada Familia. Estaremos cansados de todo eso. Será lo de siempre.

A lo que aspiraremos será a vivir como un esquimal. O a correr un San Fermín de verdad. O a sentirse neoyorkino por un día. En definitiva, a vivir y a hacer nuestras las experiencias de otros.

No sé si será verdad que será una tendencia en un futuro. Lo que sí sé es que yo soy una adelantada a mi tiempo porque ya quiero todo eso. 😛

El tiempo nos lo dirá…

 

Y tú, ¿cómo crees que evolucionarán los viajes? O mejor, ¿cómo te gustaría que lo hicieran? Haz volar la imaginación y cuéntamelo en los comentarios. Que soñar es gratis. 😉

Sandra Escobadia

Sandra Escobadia

Me llamo Sandra y me gusta ayudar a parejas que quieren viajar a Europa a hacer que todo salga perfecto. Para que sus viajes sean únicos, auténticos y llenos de experiencias memorables.
Sandra Escobadia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*