Ideas y juegos para recorrer una ciudad de manera diferente

recorrer una ciudad de manera diferente

¿No te aburres de visitar lugares siempre de la misma manera? Quizás aburrir no sea la palabra adecuada, pero piénsalo por un momento. ¿No te gustaría probar algo totalmente nuevo para recorrer una ciudad de manera diferente?

Quiero hablarte concretamente de una nueva manera de organizarte (o maneras) a la hora de descubrir una ciudad. Visitar una ciudad, sobre todo si ya has estado en ella, puede no tener muchos alicientes (aunque las segundas veces pueden llegar a ser mejores incluso… :P).

La cuestión es que en este post voy a proponerte unas cuantas ideas para recorrer una ciudad de manera diferente totalmente. Para que te lo plantees como si fuera un juego y por el camino descubras rincones y caminos que no hubieras descubierto mediante tu instinto habitual.

Porque si quieres nuevas experiencias tendrás que hacer cosas nuevas.

Tranquilo, no requiere de grandes habilidades ni de mucho esfuerzo. Los únicos requisitos indispensables para poder hacerlos es tener la mente abierta y estar dispuesto a probar. Sin prejuicios y dispuesto a extraer tus propias conclusiones desde la experiencia.

¿Qué pierdes por intentarlo? ¿Un rato explorando la ciudad de manera diferente? ¿Una experiencia nueva? ¿Algo que recomendar y repetir si te gusta? No está tan mal, ¿no crees? Pues vamos allá.

Juegos de exploración

A continuación te explico 3 juegos distintos para explorar una ciudad de manera poco ortodoxa. No es necesario que lo sigas a rajatable durante todo el día. Puedes dedicarle una mañana, un par de horas o simplemente un rato. Tú mismo lo irás viendo.

No pasar nunca 2 veces por la misma calle

Hazte con un mapa en papel que puedas rallar y ve señalando todas aquellas calles por las que pasáis. Míralas bien porque el objetivo es no volver a pisarlas. Bueno, en realidad el objetivo es que no te dejes ninguna por pisar.

Elige unas calles como límites de la ciudad (porque entera, a no ser que sea pequeña, os va a ser imposible) y prepárate para no dejarte ni un rinconcito sin ver. Es ideal para, por ejemplo, exprimir una zona que quizás ya hayas visto y te haya gustado mucho. Es la manera de asegurarte que no te dejas nada.

Es más habitual de lo que parece, créeme. Nosotros este verano alquilamos un apartamento a unas pocas calles de la plaza de San Marcos, en Venecia, y nos pateamos esa zona hasta aburrir. Pues bien, el último día antes de irnos, buscando un supermercado, pasamos por unas calles al lado de nuestra ‘casa’ que ni nos sonaban. ¿Cómo podía ser si nos creíamos haberlo visto todo?

Moverte como un caballo de ajedrez

Éste es un juego que te llevará a restringir tus decisiones. Sólo vas a poder moverte como lo hace la pieza del caballo en el ajedrez. Es decir, dos calles en la dirección que quieras y después una a tu izquierda o tu derecha. Y vuelta a empezar.

Querrás girar por una calle y no podrás. O querrás seguir recto y no estará permitido. Acéptalo. Lo que consigue esta técnica es que recorras calles que en un principio no elegirías. A veces te dará rabia tener que pasar por una calle cuando la otra de al lado tiene “tan buena pinta”. Pero ahí está la gracia. Sé fuerte. Quien sabe lo que puedes encontrar en ellas…

Eso sí, es sólo un juego. Cuando te canses cambia a otra cosa. Tampoco es cuestión de que te pases todo tu viaje así… 😛

Seguir siempre la manecilla del reloj

En este caso tú no decidirás nada, será tu reloj el que te dirá qué dirección debes tomar. Claro que este juego en zonas donde las calles son totalmente rectas no tiene mucha gracia. Elige mejor un barrio con calles irregulares o callejuelas como el casco antiguo de la ciudad. Y prepárate para ser conducido en contra de tu voluntad todo el rato.

Un consejo te doy: usa la manecilla de los minutos para orientarte. Darás más vueltas y no te alejarás tanto en una misma dirección.

Conociendo el barrio donde vive un local

¿Nunca sales del centro de una ciudad ni de “lo que hay que ver”? A veces te encuentras con barrios residenciales que son dignos de visitar también.

Por ejemplo, yo cuando estuve en Praga visitando a mi hermana que vivía allí me moví mucho por la zona donde ella vivía, cerca de la universidad. Era un zona llamada Žižkov (lo he tenido que buscar porque no me acordaba :P). También vivian allí muchos expatriados y estaba lleno de personajes y bares curiosos. Había un ambiente relajado y bohemio que me gustó mucho.

Ni en sueños hubiese conocido este barrio si mi hermana no me hubiese llevado allí. Por tanto, la reflexión que saco de todo esto es que es una pena que a los viajeros no nos lleven a este tipo de sitios.

Por esa razón creo que ésta es una idea muy interesante. Se trata de que le preguntes a algún local de esa ciudad en qué barrio vive y que vayas a visitarlo.

Esto dicho así puede parecerte una montaña, pero me gustaría ponértelo fácil.

Pasos a seguir para conseguirlo

  1. La primera dificultad que se te puede ocurrir es: ¿a qué local preguntar? Ésta es muy sencilla de resolver. En lugar de abordar a cualquiera por la calle, prueba a preguntarle a alguien más cercano, como al recepcionista si te alojas en un hotel o a tu camarero si vas a algún bar o restaurante. Son gente más cercana con predisposición a ayudar por lo que si eres educado seguro que colaboran.
  2. A continuación puede que te preguntes qué cuestiones hacerle. Preguntarle en qué barrio vive está bien, pero no te quedes ahí. Aprovecha también para preguntarle si le gusta su barrio o qué otro barrio menos turístico te recomendaría. Recuerda empezar la conversación explicándole brevemente tus intenciones. Frases como éstas te servirán:
    • Hola, estoy conociendo la ciudad y me gustaría hacerte una pregunta. ¿Puedo?
    • Me gustaría visitar algún barrio menos turístico. ¿Cuál me recomiendas?
    • ¿Tú donde vives? ¿Te gusta?
  3. Quizás esta dificultad es la primera que te ha venido a la mente: el idioma. Si no dominas el idioma local, ¿cómo vas a poder comunicarte y entenderos? Pues muy fácil. Con la app de Google Traductor. Usarlo es muy muy muy fácil y en casos como éste te vendrá genial. Guárdate como favoritas las frases que te he listo arriba y ayúdate de un mapa para que te señale las zonas que te vaya indicando.

Ya lo tienes. Ahora ya sabes de un barrio bonito menos turístico y recomendado por un local. ¿Qué más puedes pedir?

Exploración individual e intercambio de opiniones

Te propongo otra aventura diferente ahora. Sólo apto si no viajas solo.

Si viajas en pareja (si vas en grupo, en equipos) separaros y dedicaros a conocer una zona de la ciudad diferente cada uno por vuestro lado. ¿Cómo organizaros? Te explico:

  1. Elegid una zona cada uno que queráis conocer. Te aconsejo que las zonas elegidas no estén muy lejos para no perder demasiado tiempo en desplazamientos.
  2. Antes de separaros quedad en una hora y sitio para reencontraros.
  3. Id a explorar cada uno por su cuenta vuestra zona. A vuestro aire, sin reglas.
  4. Llegado el momento acudid a la cita.
  5. Ahora intercambiaréis posiciones: tú visitarás la zona del otro y el otro la tuya.
  6. Volved a quedar antes de separaros.
  7. Iros a explorar de nuevo cada uno por su lado.
  8. Cuando volváis a reuniros y ambos hayáis explorado las 2 zonas iros a alguna cafetería o un bar para charlar tranquilamente sobre la experiencia.

Puedes hacer este experimento durante una mañana o una tarde y reuniros para comer o para cenar. Cuando os contéis vuestras impresiones te darás cuenta de lo diferente que cada uno percibe un lugar. Y no sólo eso.

Me apuesto lo que quieras que tú hay cosas en las que ni te has fijado y tu pareja sí. Y al revés. O tú has pasado más rato en una determinada parte y tu pareja se ha centrado en otra. Y si además os gusta hacer fotos, enseñaros vuestras fotos y fijaros en sus diferencias.

Por otra parte, ¿cómo te has sentido “viajando” solo?¿te ha gustado?

Es una actividad que te lleva a la reflexión. Que te abre la mente y te hace entender que no hay una sola ciudad. En realidad hay muchas, todo depende de según quien la mire.

Conclusiones

Si no actúas no ganas. Si te ha gustado lo que has leído pero se te queda en el olvido habrás perdido 5 minutos de tu vida para nada. Por no hablar de las nuevas experiencias que también dejarás pasar… Por esa razón, tienes que incluir en tus planes recorrer una ciudad de manera diferente. Actuar. Intentarlo. Guarda este post entre tus favoritos o en algún lugar que sepas que no vas a olvidarlo.

Saca el explorador que llevas dentro. Seguro que el resultado te sorprenderá. 😉

Espero que te hayan gustado estas ideas viajeras alternativas y de verdad intentes ponerlas en práctica.

 

P.D: Estas ideas están inspiradas en el libro “Turista lo serás tú” que me leí este verano y que sorteé entre todos los Viajeros Listos en octubre. Aquí tienes la crónica del libro por si te has quedado con ganas de más. Y aquí pudes apuntarte al Club de los Viajeros Listos por si no quieres perderte más sorteos y recursos exclusivos.

Sandra Escobadia

Sandra Escobadia

Me llamo Sandra y me gusta ayudar a parejas que quieren viajar a Europa a hacer que todo salga perfecto. Para que sus viajes sean únicos, auténticos y llenos de experiencias memorables.
Sandra Escobadia

2 comentarios en “Ideas y juegos para recorrer una ciudad de manera diferente

  • Tienes mucha razón. Últimamente me he perdido en dos ocasiones, cuando estuve visitando el centro de Toledo por una mala interpretación en las indicaciones que nos dieron (eso de “cerca” y “lejos” es muy relativo). La otra fue en Londres, queríamos visitar una tienda (“Chocofantasy”) y me dejé el mapa con la dirección en el hotel…En ambas ocasiones dimos un montón de vueltas por callejuelas hasta que encontramos lo que buscábamos (unas calles muy peculiares que de otra forma no habríamos conocido). Voy a darle un vistazo al libro del que hablas, seguro que me gusta. Gracias por tus artículos, Silvia.

  • Hola Silvia,
    ¿verdad que perderse tiene su parte buena? Tanto mapa hoy en día y no dejamos nada a la improvisación. 😉
    Te recomiendo el libro, es muy fácil de leer y sobre todo útil si lo pones en práctica.
    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*