Cómo conocer mejor tu destino gracias a los locales

tu destino como realmente es

Voy a ser muy clara. Hoy en día, el turismo está pensado para que te lleves una excelente impresión del lugar que visitas. Engalanan la parte de ese lugar que quieren que conozcas (de una ciudad o pueblo normalmente su centro) para que creas que el resto es igual: edificios históricos, fachadas bonitas, restaurantes llamativos, etc.

Pero si te sales del camino marcado enseguida notarás la diferencia. Notarás que los edificios son menos espectaculares, que las calles están menos limpias y que los establecimientos son más corrientes. Pero también notarás la autenticidad de lo mundano. La ciudad en estado puro, donde conviven sus habitantes como tú lo haces en la tuya. Pero a su manera.

Así es como es realmente ese lugar.

Esto es un poco como pasa con las personas. Para bien o para mal. Por una parte tenemos a esos famosos que irradian una imagen de éxito y de felicidad que muchas veces no tiene nada que ver con la realidad. Como esa top model con trastornos alimenticios graves y relaciones tóxicas. O ese cantante que termina suicidándose  sólo en la habitación de un hotel.

Y por otra parte tenemos a la gente de a pie. Como cuando te presentan a alguien y te dicen de esa persona que es un poco gruñona. Pero resulta que cuando la conoces de verdad te das cuenta que, aparte de haber tenido una vida difícil y sufrir de insomnio, es una persona maravillosa.

Pues con los destinos puede pasarte algo parecido. Todos tienen una realidad, una cara auténtica. Así que, por favor, ni te creas todo lo que te dicen de tu próximo destino ni te quedes en la superficie (aunque ésta no sea mala incluso). Observa. Explora. Y sólo entonces saca tus propias conclusiones.

Donde fueres, haz lo que vieres

Mira que me gusta a mí este refrán. Bueno, en realidad me gusta todo el refranero español, para qué vamos a engañarnos… Pero este refrán en especial. Es de los tiempos del Imperio Romano y me viene como anillo al dedo para hablarte de esta situación.

Y es que para conseguir ver esa parte más real de tu destino, la gente local es la clave. Ellos son los que viven ahí, los que conocen sus secretos, sus rincones fuera del circuito turístico tradicional. No hay mejores guías turísticos que ellos. Lástima que no sean guías en realidad.

Aun así, imitarlos hará que estés más cerca de descubrir el destino como realmente es. ¿Te gustaría conseguirlo?

Consejos para cumplir el refrán mientras estás de viaje

En primer lugar, intenta identificar a los locales entre los que están de paso. Es un ejercicio en el que deberás entrenar el ojo y la intuición. A mí me gusta buscarlos en la calle siempre que puedo. De hecho, en los sitios turísticos llaman mucho la atención. Obsérvalos, fíjate en cómo se visten y cómo se comportan.

Vestirse como ellos ayuda a pasar desapercibido. Es decir, evita el look turista típico. Me refiero a la gorra, la cámara colgando, etc. Mimetízate con el entorno todo lo posible.

Siguiendo en la misma línea, evita llevar un mapa de la ciudad a vistas. Para ello te aconsejo que te empapes de la geografía y los monumentos más importantes del sitio al que vas a ir. De esa manera sabrás moverte como pez en el agua. Y sino, siempre puedes llevar un mapa digital en el móvil para consultarlo de vez en cuando sin llamar la atención. 

Por otra parte, también es muy interesante abordar a algún local en la calle y preguntarles por un buen sitio donde probar su gastronomía. Esas recomendaciones son tesoros. Para conseguir los mejores consejos ayuda mucho no “ir vestido de turista”.

Y ya que estás hablando con una persona local, puedes aprovechar para preguntarle por otro tipo de lugares que no sean restaurantes ni sitios turísticos y que a ella personalmente le gusten. Puedes llevarte gratas sorpresas…

Aunque en realidad los mejores consejos que puedes extraer de los locales de un lugar son aquellos con los que comulgan. Es decir, lo que hacen ellos. Así que ya sabes: imítalos. ¿Van en bici? ¿Comen en el parque de picnic? ¿Se toman un aperitivo antes de comer? ¿Frecuentan los bares de esa zona? ¡Pues tú también!

 

Y éstos serían mis consejos para ayudarte a que conozcas tu destino como realmente es de la mano de sus habitantes. No te conformes con conocer sólo la parte ‘famosa’ de tu destino. Espero que los pongas en práctica y que tengas viajes más auténticos y plenos si cabe.

Ahora cuéntame, ¿te ha parecido útil este post? ¿cómo ha sido hasta ahora tu relación con los locales durante tus viajes? ¿te gustaría tener una visión más local de tus destinos?

¡Te espero en los comentarios!

Sandra Escobadia

Sandra Escobadia

Me llamo Sandra y me gusta ayudar a parejas que quieren viajar a Europa a hacer que todo salga perfecto. Para que sus viajes sean únicos, auténticos y llenos de experiencias memorables.
Sandra Escobadia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*