Aprende a conocer Córdoba, la ciudad de las tres culturas

córdoba

Si alguien nombra Córdoba (la de España, no la de Argentina) a todo el mundo le viene a la cabeza su emblemática Mezquita Catedral. Conocida mundialmente, actualmente hace sombra a la ciudad que la alberga.

Y es una pena porque está llena de resquicios de lo que fue en su día, la mayor y más culta capital de Europa. Además en el siglo XI en ella convivieron en perfecta armonía judíos, musulmanes y cristianos. Que ya tiene su mérito visto como está el mundo hoy en día.

Pues hace unas semanas tuve la suerte de de estar allí. De pasearme por sus calles. De degustar su excelente comida. De relajarme en sus baños árabes.

Y ahora me gustaría contarte aquello que más me gustó, lo que menos, lo más auténtico que hicimos y lo que fue mejorable de nuestra escapada a Córdoba. Todos deberíamos tener esto claro al volver de un viaje. Así aprenderíamos de él para la próxima.

Lo que más me gustó

  • La judería: Sus callejuelas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994, me conquistaron. En cualquier esquina había algún detalle que contaba una historia. En la calleja de las Flores, la del pañuelo, la del salmorejo cordobés… Podías perderte buscando la estatua de Maimónides, el monumento a Manolete, el Cristo de los Faroles…
  • Las visitas guiadas gratuitas: Hicimos un tour gratis con los chicos de Córdoba a Pie recorriendo los rincones secretos de la ciudad. Para mí es siempre una de las mejores experiencias de un viaje. Además, nos invitaron a dar un paseo en segway para enseñarnos más a fondo Córdoba y sus lugares más emblemáticos. Fue una experiencia muy divertida y recomendable.
cordoba

Lo que NO me gustó tanto

  • Los patios: Fue una pena pero me decepcionaron. No digo que no fuesen bonitos. Pero había visto muchas fotos en Internet de patios andaluces y cuando los vi en Córdoba no cumplieron mis expectativas. La razón la tengo clara y no la había tenido en cuenta: es diciembre y estamos en invierno. Las flores no están en su mejor momento. Aún así, sus adornos y su arquitectura híbrida, entre romana y musulmana hacen que sean lugares muy especiales. Y puedes descubrir muchos simplemente asomándote al interior de algunas casas particulares. 

Lo más auténtico

  • Proyectos urbanos: Antes de ir encontré en Internet el que fue en su día el Callejero Pirata, una iniciativa de arte urbana que consistía en más de 40 rótulos sugerentes que fueron apareciendo por las calles de Córdoba de manera misteriosa y que encantó tanto a los locales como a los visitantes. Unos años más tarde se descubrió todo. Fue una pena que, aunque los buscara, no pude encontrar ningún rótulo hoy en día. Con lo que sí me topé fue con un mural colectivo. Me encantan estas muestras de personalidad ciudadana de las que se puede conocer mejor a los locales. En este caso les preguntaron que es lo que más amaban y odiaban de su ciudad. Éste fue el resultado:

córdoba

Aquí puedes encontrar más información sobre este proyecto

  • Dormir en un apartamento con patio: Fue uno de los factores que más me atrajo del apartamento de Airbnb* que elegimos. Alojarnos en casas de locales es lo que más me gusta y si además es en una vivienda típica mejor que mejor.

* Si tú también estás pensando en probar a alojarte en un apartamento en tu próximo viaje aquí tienes un descuento de 25€ en Airbnb. Te ahorrarás un buen dinero y tendrás una experiencia más auténtica.

Lo mejorable

Lo tuve claro al poco de llegar. Lo que cambiaría sería la época del año. Es verdad que pudimos pasear por la ciudad tranquilamente y sin agobios, pero echamos de menos el ambiente festivo de la calle que caracteriza tanto a Córdoba y al sur en general. Los 0º matutinos no ayudaban tampoco.

Pero que sea la temporada lo único destacable en este apartado ya dice mucho.

La próxima vez

Por supuesto, la próxima vez que vuelva a Córdoba lo haré en mayo. Además de porque hace una temperatura más agradable, mayo es el mes por excelencia para esta ciudad porque se celebran todas sus fiestas: el concurso de las cruces, la Batalla de las Flores, el concurso de balcones y patios, la Feria, etc. Eso convence a cualquiera, ¿no crees?

Por otra parte también me quedaría más tiempo (lo de querer más ya es un clásico en mí). Porque por ejemplo no nos dio tiempo a visitar la Medina Azahara. Así que la excusa ya la tenemos.

Y eso fue todo. Así fue, a grandes rasgos, nuestra experiencia en Córdoba.

Y tú, ¿has estado allí? ¿Te gustó? ¿Me recomendarías algo para la próxima? Déjame un comentario y cuéntamelo.

córdoba

Un bonito recuerdo viajero más en nuestra vida 🙂

P.D: Por supuesto, me dejo cosas que no he nombrado en este post, pero no dormiría tranquila si no te añadiese estas tres a la lista: la amabilidad de la gente, el salmorejo y su hammam. Definitivamente para volver.

Sandra Escobadia

Me llamo Sandra y me gusta ayudar a parejas que quieren viajar a Europa a hacer que todo salga perfecto. Para que sus viajes sean únicos, auténticos y llenos de experiencias memorables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*